fbpx
Recientes, Tendencias

Actor y emprendedor

Por Sandra Aguilar Loya

Para ser honesta, el primer acercamiento al trabajo de Luis Gerardo Méndez se dio hace una década cuando en el musical Avenida Q, donde manipulaba a un popet, actuaba y ade­más cantaba. Y el público del entonces Teatro Telcel ovacionó su trabajo con un largo aplauso y de pie.

El Teatro de los Insurgentes ha sido el escenario de varios de sus éxitos. Cómo olvidar El curioso incidente del perro a la me­dia noche, donde daba vida a un joven con el síndrome de Asperger, el cual le valió el premio a “Mejor actor joven” otorgado por la Agrupación de Críticos y Periodistas de Teatro. Y qué decir de esa última vez que subió al proscenio con Privacidad, en la que alternaba con Diego Luna y a la vez, compartía créditos como productor.

La lista de títulos teatrales no es tan larga. A ella sólo hay que agregar un clá­sico que recuerda a la movida madrile­ña: Hoy no me puedo levantar, basada en las canciones del grupo Mecano y en la que estaban involucrados sus integrantes Nacho y José María Cano.

“Mi pasión por la actuación nació en el taller de teatro en la preparatoria. Como trabajo final tenía que interpretar un monólogo en una obra que hablaba sobre el divorcio y las implicaciones que tiene en los hijos y, curiosamente, en ese tiempo que mis padres se estaban divor­ciando.

“Así que el día de la presentación estaban en primera fila. Yo sentía que cada una de las palabras del libreto estaban causando una reacción en mis padres, que los estaba tocando profundamente; fue así que entendí que había algo maravilloso en esta rama de las bellas artes. Aunque he de aceptar que no fue ese el momento preciso en el que decidí dedi­carme a la actuación”, declaró Luis Ge­rardo Méndez a NEWS CITY.

CRITICA Y DESGARRADORA

Hoy, la lista de producciones teatrales, cinematográficas y televisivas en las que ha formado parte del elenco es vasta, pero el papel que lo catapultó al estre­llato es, quizá, el de Javi Noble en No­sotros los nobles y del que surgió el mote de “mirrey” con el objetivo de referirse a un estilo de vida particular y fácilmente identificable.

Con ciertos guiños de ese personaje, dos años más tarde interpreta a Chava Iglesias en Club de Cuervos, un éxito te­levisivo de Netflix, al lado de Mariana Treviño. Y hoy, los reflectores iluminan su figura gracias a la cinta Tiempo com­partido, la cual formó parte de la World Cinema Dramatic Competition en el Fes­tival de Cine de Sundance, donde logró el premio a “Mejor guión” en marzo de este año y hoy forma parte de la lista de cintas preseleccionadas para representar a México en los Premios Óscar.

Ahí aparece como Pablo, un hombre cuya relación con su esposa está fractu­rada, así que las vacaciones con su fa­milia serán el momento oportuno para intentar salvar su matrimonio.

“Esta es una película de la que me siento muy orgulloso. Es un trabajo pro­fundamente personal y un viaje desgarra­dor sobre lo que supuestamente necesita­mos para ser felices. Ésta nos presenta un microcosmos donde puedes ver todo lo bueno y lo malo de la naturaleza humana; cuando hay dinero o poder de por medio, algo empieza a oler muy mal”, añadió.

Méndez considera que la cinta es como una crítica al capitalismo desde el punto de vista del funcionamiento del servicio a clientes; en este caso desde el universo íntimo de un hotel ubicado en Acapulco, Guerrero, aunque lo mismo podría ser en cualquier empresa.

De cierta forma el actor, durante todo el rodaje e incluso hasta ahora que Tiempo compartido ya inició su corrida comercial, se ha sentido identificado con las situaciones por las que atraviesan los personajes.

“Para mi papá, llevarnos de vacaciones siempre implicó un esfuerzo importante. Ahora entiendo esa desesperación; lo terrible que es para esos padres de familia que trabajan sin parar a lo largo del año para al final, tener tiempo para reconectar, para respirar y disfrutar un poco la vida con su mujer y sus hijos”, dijo el también protagonista de la serie de televisión XY. La revista, pro­ducción de Once TV y que causó gran revuelo al interpretar a un gay y por sus escenas subidas de tono.

Así es, el trabajo histriónico de Mén­dez va más allá de personajes de millen­nials adinerados y de buena posición como Javi Noble y Chava Iglesias.

NADA ES CASUALIDAD

El trabajo no le falta a Luis Gerardo Méndez, al contrario. Hace apenas unos días concluyó el rodaje de la cinta Mur­der Mystery, una película original de Ne­tflix, al lado de Jennifer Aniston y Adam Sandler, en donde lo único que adelantó a los medios de comunicación, es que dará vida a un corredor de autos de Fór­mula 1, personaje que no le implicó pro­blema alguno gracias al oficio de actor y a la pasión que le tiene.

Sobre esta cinta que hace unos cuan­tos días concluyó el rodaje en Italia, asegura que para él fue una experiencia surreal.

Desde el momento mismo en que fueron presentados, solo escuchaba en su cabeza a su voz diciendo “trata de ser cool”.

“Crecí viendo Friends, crecí viendo las películas de Adam Sandler, cuando tenía 15 o 16 años, entonces no solamente son un referente de la cultura pop que tengo dentro, sino que también de alguna ma­nera en mi escuela de comedia. Estar en un set con ellos y reconocerlos, recono­cer su timing en mí mientras estábamos trabajando fue muy especial”, declaró en conferencia de prensa.

Y vaya que fue especial, pues otro de los personajes mediáticos en los que se apoyó Luis Gerardo para dar vida al pi­loto de Fórmula 1, fue nada más y nada menos que el mexicano que está haciendo historia en ese circuito, el originario de Jalisco Sergio “Checo” Pérez.

“Me regaló un par de escenitas para coachearme y explicarme qué hacer”, agregó antes de retomar el tema de Tiempo compartido.

FIN DE AÑO PROMETEDOR

Luego de una pausa de varios meses en la que no se veía al actor en cine, tele­visión o teatro y después del reciente estreno de Camino a marte, donde com­parte créditos con Camila Sodi y Tiem­po compartido, será en octubre que se estrene la próxima cinta protagonizada por Luis Gerardo, en el marco del Fes­tival Internacional de Cine de Morelia: Bayoneta.

“En esta vida nada es casualidad. Por increíble que les parezca a algunos, yo estudié la carrera de Mercadotecnia, lo que me ofrece una visión especial de la actuación, así como de lo que quiero hacer.

“Así que cuando llega a mis manos Club de Cuervos, un proyecto al que le tendría que dedicar mucho tiempo, supe que entre cada temporada tendría que organizar mi agenda y mis tiempos para poder hacer otras cosas, pero también puse en la balanza el que no haría co­media romántica para el celuloide; así es como me involucro en cintas como Ca­mino a Marte, Tiempo compartido y aho­ra Bayoneta; esto en lo que respecta a la parte independiente”.

En Bayoneta, cuya corrida comer­cial en México iniciará el próximo mes de noviembre, interpreta a un boxeador finlandés, proyecto que lo tiene muy contento y a la expectativa de su presen­tación en Morelia, así como del recibi­miento del público.

La caracterización del personaje de Miguel “Bayoneta” Galíndez le implicó más un trabajo físico que artístico pues el rodaje se llevó a cabo en Finlandia con una temperatura de 12 grados cen­tígrados. Además, de ejercitarse para lo­grar lucir un cuerpo de boxeador y darle mayor credibilidad.

“Hacer cine me tiene muy feliz, pero en especial hacer ese tipo de produccio­nes que siempre quise ver; es curioso que muchas de mis cintas favoritas vienen de Sundance, por ejemplo, Fuerza ma­yor que causó una gran revolución en mi cabeza”, finalizó Luis Gerardo Méndez.

Y como la gran mayoría de las figuras públicas, este actor nacido en Aguasca­lientes, mantiene su vida privada en ese plano, así que de ella solo pudimos saber que disfruta mucho vacacionar, cuando puede, en las maravillosas playas mexi­canas y, en especial las de Oaxaca, Rivera Maya y Tulum.

Del regreso al set de filmaciones y lo que nos tiene deparado la nueva tempo­rada de Club de Cuervos no quiso dar de­talles, así que habrá que esperar señales de la plataforma Netflix para saber más sobre las producciones que Luis Gerar­do Méndez realiza con ellos, como la fe­cha del estreno de Murder Mystery.

MEZCALERO DE CORAZÓN

Más allá de su faceta como actor, este hombre también ha sabido entrarle a los negocios.

Además de productor, se asoció con Casa Lumbre para crear un mezcal el cual ha bautizado como Ojo de tigre, destilado que formó parte de su vida a partir de su llegada a la Ciudad de Mé­xico para estudiar actuación, aunque re­cuerda que en su infancia en Aguasca­lientes ésta era vista con desdén.

Y así fue como lo presentó en sus redes sociales oficiales: “Después de re­correr los campos de agave en Oaxaca y Puebla, charlas increíbles con los maes­tros mezcaleros y meses de ir y venir, nuestro Ojo de Tigre está listo”, escribió.

Este es un ensamble único en Méxi­co por ser, aseguró, el primero en utilizar agaves Espadín de Oaxaca y Tobalá de Puebla en su creación, un producto es­pecial y sustentable con un sabor suave y único, mismo que ya se encuentra en el mercado mexicano desde abril de este año y en algunos restaurantes de la Ciu­dad de México, gracias a la sociedad que logró Cory Crespo y Jorge Mondragón.

Así pues, ésta es en parte la vida de un hombre que tiene la virtud de poder mezclar su pasión, que es la actuación, con su profesión la mercadotecnia, lo cual logra gracias a un equipo con el que trabaja en todos los ámbitos.

11 septiembre, 2018

About Author

Redacción


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up