fbpx
Gourmet, Recientes, Vida

Ciclo escolar nuevo, hábitos alimenticios nuevos

Para este regreso a clases Valeria Lozano, co-fundadora de Grupo Hábitos da algunas recomendaciones enfocadas a los más pequeños de casa, las cuales ayudarán a mejorar su salud, desarrollo así como su rendimiento escolar:

  • Evita refrescos, juguitos o “aguas industriales”. Estos líquidos lejos de hidratar a los niños, los llenan de azúcar, colorantes artificiales y químicos que están asociados con alterar su comportamiento. El agua natural es necesaria y nada -ni el jugo- la sustituye.
  • Puedes incorporar al lunch aguas hechas en casa, utilizando diversas frutas como limón, naranja, piña, mango, melón, sandía etc. No te preocupes porque le pongas azúcar mascabado o miel de abeja, trata de usar una sin procesar y en muy poca cantidad.
  • Revisar los ingredientes de los productos comerciales que compres para complementarlo. Si en las etiquetas encuentras nombres raros –químicos- que no tienes en tu alacena naturalmente o el “azúcar” que se encuentra en los primeros tres de la lista, no los consumas.
  • Siempre incluir fruta y verduras variadas; de esta forma se irá acostumbrando a verlas y las asociará con un “platillo” completo, aunque no se las coma al principio. Eso aplica más para quienes apenas comenzarán con este consejo. Debe tenerlas disponibles, aunque no siempre las consuma.

  • Evita, en la medida de lo posible, alimentos altamente procesados; éstos son buenos, bonitos y baratos, pero les falta lo “bueno para tu salud” aunque cada vez existen mejores opciones.
  • Permite que participen en la preparación de sus snacks, alimentos, lunches, etc. Así lo valorarán más y no pasa nada porque ensucien un poco. Al contrario. Les va a gustar y es un buen tiempo para estar juntos haciendo cosas para todos.
  • La alimentación de los niños no es cuestión de practicidad, ya que no hay nada práctico en que se enfermen, ir al doctor, medicinas, desvelos, preocupación, ausentarse de la escuela y las mamás faltar al trabajo, entre muchas cosas más.
  • Por a su disposición alimentos naturales, reales, frescos, divertidos, ricos, que, al principio, pensaremos que no tenemos tiempo o que es muy tardado hacer todo en casa, pero es más tardado y más demandante/desgastante tener niños enfermizos y sintiéndose malitos sin poder jugar y convivir con otros niños.

Los buenos hábitos se inculcan, se enseñan y sobre todo, se viven. ya cuando es necesario, se puede reforzar con palabras. Si quieres que tus hijos tengan buenos hábitos, primero los debes de tener tú.

16 agosto, 2018

About Author

Sandra Aguilar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up