fbpx
Recientes, Vida

Dale vida a los años

Por: Sandra Aguilar Loya

Cuando un especialista habla de medicina genómica hay quien echa a volar la imaginación y piensa en la famosa película “Gattaca”. Hoy en día es una realidad que el ser humano es capaz de obtener información certera sobre las enfermedades que nos atañen.

Dejando a un lado la ficción, haremos referencia a esta que es una de las ramas emergentes de la medicina que va tomando muchísima fuerza a raíz de la decodificación del genoma humano.

Ella ha ido aportando información muy valiosa para poder interpretar qué pasa en el cuerpo, cómo pasa y por qué algunos seres humanos tenemos más susceptibilidad a presentar una enfermedad que otros, ello a pesar de que vivamos en un entorno similar o seamos familiares en línea directa.

“Gracias a la genómica, sabemos que si bien no somos capaces de cambiar el ADN, sí podemos alterar su expresión.

Eso se llama epigenética, es un diferenciador importante para saber por qué ciertas enfermedades en ciertas regiones, grupo étnico, o mujeres u hombres se han ido acelerando o disminuyendo en su expresión y frecuencia”, dice la médico cirujano María del Mar Guerra Romera.

El cáncer, como definición es un crecimiento acelerado de las células que deja en algún momento el control y empiezan a replicarse de manera acelerada pero desorganizada contaminando el ambiente de cualquier lugar en donde haya una célula.

“Son más los tipos de cáncer que padece la mujer a comparación con el hombre ya que nuestros tejidos son diferentes, sumado a ello la influencia hormonal en nuestro cuerpo, el cual experimenta un cambio celular más rápido y distinto que ellos.

“Al tener tantos tejidos que son sensibles a las hormonas, la pirámide poblacional de las enfermedades en la mujer ha cambiado dramáticamente en México; pero lo que es impresionante es darnos cuenta de cómo hemos perdido calidad de vida con respecto a estas enfermedades”, abunda.

El género femenino padece con frecuencia alguno de los tres tipos de cáncer, el cervicouterino, el de ovario y el de mama, mientras que los hombres sí tiene una relación genética con este último tipo y es generalmente letal para ellos.

Son dos las divisiones que se hacen de este mal: el familiar y el esporádico; ambos tienen mutaciones en el genoma, así como una alteración en la estructura del ADN para hacer una replicación inadecuada.

El esporádico ocupa el 60 por ciento de los casos a nivel mundial y tiene que ver con la epigenética.
“Esto quiere decir que yo puedo tener el gen, pero mucho tiene que ver lo que yo hago para que se exprese. Puedo vivir toda mi vida con él y lograr que siga dormidito o despertarlo; eso ya depende de la sensibilidad de cada uno de nosotros.

“Y está el cáncer familiar, en el que el paciente tiene genes muy penetrantes que van a hacer que su riesgo de presentar cáncer de mama sea muy alto”, agrega la experta. Los avances de la medicina genómica han permitido a los especialistas saber si una persona tiene el gen del cáncer o no.

Si es afortunado y no lo posee, bien podría preocuparse por prevenir otras enfermedades; pero si es portador, deberá poner atención en la forma en cómo va a modificar su epigenética o cómo va a llevar su vida en el intento de que esos genes no se expresen.

La doctora viajó dos décadas atrás en el tiempo para explicarnos que en ese entonces el primer método anticonceptivo que se aplicó en México eran las hormonas. Y cuando empiezan a analizar la secuencia de cáncer de mama apoyados en tecnología de avanzada y mayores conocimientos, es que se dan cuenta de que el nuestro es un país que expresa este padecimiento 10 años antes que cualquier otro en el mundo.

“Esto es gravísimo porque estamos expresando cáncer en etapas avanzadas en mujeres económicamente productivas, así que es necesario hacer medicina preventiva ya que el crecimiento de esta enfermedad es mucho más acelerado aquí que en cualquier otra parte de Latinoamérica”, apunta.

VIVIENDO EN EL ERROR

Según la directora general y fundadora de Medae Life Science SA, la medicina genómica es una ciencia básicamente nueva que ha permitido tener información certera sobre los padecimientos de la humanidad.

Sin embargo, está convencida de que es el momento de actuar y tomar acciones que en el día a día beneficien a nuestro cuerpo, pero a la vez hacer uso de esta medicina personalizada que es certera.

En pleno siglo XXI hay mexicanos que siguen viviendo en el error al creer cosas tan increíbles como que el uso de sostén es causa de cáncer. Pero gracias a los avances tecnológicos se ha ido esclareciendo situaciones como éstas.

La especialista en medicina genómica asegura que todo influye, desde la alimentación, el estilo de vida, las decisiones médico-paciente que tomes, el lugar en el que vives y hasta la forma en la que ves las cosas.

“Hay estudios muy importantes que demuestran que el entorno emocional es capaz de cambiar la genética. Es ahí cuando te vas dando cuenta de qué tan grande es el misterio del ser humano, es algo impresionante lo que día a día se va expresando gracias a la ciencia”, señala.

La actriz Angelina Jolie, sin proponérselo, quizá es el mejor ejemplo de lo que la medicina preventiva, y en especial la genómica, puede aportarnos a los seres humanos, ello a pesar de que su decisión fue causa de controversia a nivel mundial.

“Su madre muere de cáncer de mama fulminante, su hermana también lo padece; así que va al doctor para hacerse una serie de estudios para determinar si es propensa a padecerlo pues es un mal hereditario y en especial su caso por ser familiares en línea directa”.

La actriz fue sometida a un examen de sangre con el que detectan que los genes están ahí, presentes en su organismo y que éstos, de un momento a otro, se iban a expresar.

“Ella se dio a la tarea de prevenirlo luego de saber los resultados, cosa que ahora se puede hacer y te da casi 10 años de parámetro antes de que la enfermedad se manifieste. Me parece que su método fue drástico, puesto que decidió quitarse los senos.

“Fue criticadísima a nivel mundial. Sin embargo, si lo vemos a esta distancia, es una medicina preventiva y la genómica eso propone”, añade.

Esta disciplina tiene dos vertientes, la parte predictiva que solo mide el riesgo y no es un diagnóstico; te hace voltear la mirada hacia dónde tienes que poner más énfasis.

Hoy por hoy ya no tenemos que esperar a que el cáncer de mama se exprese. Sí es una epidemia de salud en México, aunque la autoexploración no está obsoleta.

El cáncer de mama detectado a tiempo es curable, se evita esa laceración tanto en el autoestima como en el cuerpo del paciente. No importa de qué estatus socioeconómico seas, las pruebas pueden ser accesibles para prácticamente todos.

“La ciencia, la ingeniería en tejidos, la biocelular, la nanotecnología ha avanzado tanto que de pronto abruma, en especial al pensar en todo eso que se puede hacer en tan poco tiempo, da miedo.

“No es la fuente de la eterna juventud lo que descubrimos, sino que simplemente le vamos a entregar vida a los años porque una enfermedad como el cáncer, crónico degenerativa inmunológica es completamente desgastante para el paciente, su familia y hasta para la economía del país”.

Un cáncer de mama al gobierno en el sector salud le cuesta aproximadamente por paciente, dos mil 800 dólares por año y esa mujer que fue tratada, va a dejar de ser productiva en los siguientes meses.

“Suena muy frío pero los mexicanos nos estamos muriendo de cosas que podemos prevenir como cáncer, diabetes e hipertensión, tres enfermedades que van de la mano de malos hábitos. Así de fuerte es la realidad ya que México no tiene una cultura preventiva”, finalizó la doctora María del Mar Guerra Romera, quien en la Clínica Medae busca desarrollar terapias de medicina genómica, para contribuir a que un segmento de la población mexicana alcance altos niveles de bienestar, buscando alternativas en medicina preventiva y con potencial para replicarlo a la base de la pirámide en el mediano plazo.

CÁNCER Y MEDICINA GENÓMICA
• Existe evidencia de que el cáncer es una enfermedad del genoma.
• El 20% de cáncer de mama es hereditario y familiar y el 80% es de aparición esporádica.
• Con pruebas genómicas se puede detectar si un cáncer de mama se va o no a presentar independientemente de la carga genética de las personas, y así prevenir su aparición.
• Dependiendo de los resultados puede tratarse de manera personalizada y con los fármacos adecuados un cáncer que ya ha aparecido.

1 mayo, 2018

About Author

Redacción News City


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up