fbpx
Agenda, Recientes

El Museo Soumaya rinde tributo a Augusto Rodin a 100 años de su fallecimiento

2017 conmemora el centenario de la muerte de Auguste Rodin (1840-1917). Algunos de los más destacados museos a nivel mundial rindieron homenaje al padre de la escultura moderna con exposiciones itinerantes, instalaciones especiales, eventos y programas educativos.

Por ello, el Museo Soumaya y la Fundación Carlos Slim se une a la celebración del revolucionario artista con una muestra dedicada a la figura de Eva. En contracorriente con las demás instituciones, que pusieron a Rodin en diálogo con sus sucesores, el recinto mexicano dirige la mirada hacia el pasado.

La gran herencia del maestro se revela con un paralelo entre diferentes momentos y estilos en Europa y México. Con el relato bíblico como eje conductor la muestra recorre la interpretación artística de Eva a lo largo de cuatro siglos.

Juzgada por su atrevimiento durante la antigüedad, la primera mujer bíblica logró ser redimida en la era moderna, que vio en su debilidad una característica propia del ser humano. A partir de Eva de Auguste Rodin, el mármol en la Sala Julián y Linda Slim en Plaza Carso, absuelve su ser pecatriz con la maternidad del género humano.

Según las palabras de Georges Grappe: Por un lado, contiene la vergüenza del pecado original, por el otro, toda la sensualidad y el éxtasis. Combina la belleza y el horror; la sublimación y la lujuria.

1. La creación de Eva

El lienzo de Juan Soriano así como la talla en madera representan el nacimiento de Eva a partir de un costado
de Adán.

2. Eva seducida y seductora

El bronce de Rodin, Mujer joven con serpiente, permite analizar el papel crucial que desempeñó el animal bíblico para que tuviera lugar el pecado original. Paralelamente las tablas de antiguos maestros como Lucas Cranach,
el Viejo, y Jan Breughel, el Joven, dirigen la mirada a la seducción que ejerce Eva que incita a Adán a tomar el fruto prohibido.

3. La expulsión de Eva y su redención en la modernidad

Este núcleo profundiza a nivel estético y conceptual la expulsión de Eva del Paraíso terrestre y sus consecuencias.
En una interpretación más abstracta –el jardín del Edén no figura–, Alfred Roll representa a Eva sin Adán y pone énfasis en su desesperación.

Con la modernidad la figura de la primera mujer bíblica a menudo supone una crítica social, lo que es evidente en los trabajos de Roll y Rouault, quien nos presenta una Eva completamente «emancipada» de los atributos tradicionales.

En la visión de Rodin, Eva se cubre; esto haría pensar que fue plasmada en el momento siguiente al pecado original, pero su pudor no evoca tanto a la vergüenza en cuanto a la inocencia y sensualidad. Aunque conoció al pecado, volvió a descubrir la gracia y ello la redimió; su ser desnudo no recalca al ser culpable sino la pureza del renacer.

17 noviembre, 2017

About Author

Sandra Aguilar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up