fbpx
Recientes, Vida

El peligro de las “nanas electrónicas”

Estamos en plena época de vacaciones, la más esperada por los niños y los jóvenes, pues es cuando tienen todo el día disponible para hacer lo que más les gusta, como sentarse frente al televisor o la computadora tratando de superar y desafiar todos los retos que les ofrecen los videojuegos.

En la sociedad mexicana una de las constantes que se viven día a día es esa situación en la que los padres tienen que salir a trabajar dejando a los hijos al cuidado de las llamadas consolas y el internet.

Para muchos esto nos suena familiar y, quizá, no le habíamos puesto la atención debida hasta este momento en que las noticias internacionales ponen “el dedo en la llaga” con la información dada a conocer por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que define la adicción a los videojuegos como un trastorno de salud mental, según la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11).

Es a través de este instrumento, la ICD, que este organismo internacional identifica las tendencias y estadísticas de salud en todo el mundo y en la que se describe la adicción a los juegos digitales y de video como “un patrón de comportamiento “persistente o recurrente”. Y por si se preguntan ¿qué hay de malo en ello? La respuesta es que ésta logra “tomar tendencia sobre otros intereses de la vida”.

Aunque la gran mayoría de los padres intentan limitar las horas dedicadas a este pasatiempo, los gamers se las arreglan para ir más allá de lo permitido.

En esta era digital y de globalización, el mundo se entera casi de forma inmediata de jóvenes que han muerto después de estar horas e incluso días desafiando los retos impuestos por los videojuegos. Aunque éstos han sido casos muy contados, hicieron un llamado de atención a la sociedad y a las autoridades correspondientes en la materia.

Pero no se angustie demasiado si percibe algo familiar en esta información luego de echar un vistazo a su pasado y a las imágenes de su o sus hijos apostados frente al televisor con la vista puesta en él y sus manos ocupadas por el control de su consola.

Según un comunicado de la OMS, para que se emita un diagnóstico del trastorno de videojuego, la persona tiene que “experimentar un deterioro significativo en las áreas de funciones personales, familiares, sociales, educativas, ocupacionales u otras áreas importantes durante al menos un año”.

Además, para esta consideración, se deben cumplir tres características, según el doctor Vladimir Poznyak, miembro del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS.

  1. Que el comportamiento del juego tenga prioridad sobre otras actividades.
  2. La continuación o intensificación del ‘control alterado’ de éstos.
  3. El padecimiento de angustia y el deterioro significativos en el funcionamiento personal, familiar, social, educativo u ocupacional, además de patrones del sueño alterados y problemas de dieta, aunados a una marcada deficiencia en la actividad física.

Por lo tanto, un diagnóstico de desorden de juego significa que ha surgido un patrón de comportamiento ‘persistente o recurrente’ de ‘gravedad suficiente’, que el paciente ha presentado al menos durante 12 meses”, puntualizó Poznyak, quien propuso la adicción a los videojuegos como un trastorno de salud mental.

Dichas consideraciones o características no surgieron de la nada; éstas son similares a las del diagnóstico de los trastornos por uso de sustancias adictivas como tabaco, alcohol y drogas en general. Incluso dicha adicción es llamada comúnmente como “heroína digital”.

Para quienes no sabemos nada sobre temas de salud, pero sí vemos algo de familiaridad en el asunto, es de gran importancia tener en cuenta que ICD- 11 contiene alrededor de 55 mil códigos únicos para traumatismos, enfermedades y causas de muerte, que permiten a los profesionales de la salud compartir información sanitaria en todo el mundo.

Es a través de ella que los médicos entienden “lo que hace que las personas enfermen y mueran, así como tomar medidas para prevenir el sufrimiento y salvar vidas”, destacó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus en un comunicado conjunto con la publicación de la nueva ICD.

Esta última versión, conocida sólo como ICD-11, por primera vez será electrónica, en un esfuerzo por hacerla más accesible a los médicos y otros trabajadores de la salud de todo el mundo; se presentará oficialmente a los estados miembros de la OMS durante la Asamblea Mundial de la Salud, prevista para mayo de 2019 y su adopción será en enero de 2022.

Mientras tanto, como padres debemos poner atención pues muchos optan, por necesidad o por indiferencia, dejar a los menores bajo el “cuidado” o “tutela” de los dispositivos electrónicos, consolas de videojuegos y el internet, “nanas cibernéticas” que propician el “consumo” de la nueva droga conocida ya como “heroína digital”.

23 julio, 2018

About Author

Redacción News City


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up