fbpx
Especial, Recientes

“SÉP7IMO DÍA – No Descansaré”, el soundtrack de nuestras vidas

Soda Stereo es el grupo que marcó un antes y un después del rock latinoamericano. Su líder, el vocalista Gustavo Cerati, revolucionó la industria y hoy en día su figura hará lo mismo en el terreno circense con SÉP7IMO DÍA – No Descansaré

Por Sandra Aguilar Loya

La compañía canadiense, en coproducción con PopArt Music, creó el vibrante show SÉP7IMO DÍA – No Descansaré, el cual ha sido catalogado como un majestuoso despliegue físico y artístico donde los acróbatas conjuran un mundo fuera del tiempo, un lugar donde las emociones se entremezclan y huyen como una marea, marcando el pulso de las canciones más entrañables de la banda.

Gracias al talento de 35 artistas en escena, el espectáculo lleva a los espectadores a través de un recorrido visual de cuadros acrobáticos y artísticos deslumbrantes que combinan proezas físicas con momentos de belleza poética, utilizando el reino musical de Soda Stereo como plataforma hacia la exploración.

 

Enmarcado en un escenario sorprendente y poco convencional, apuntan sus creadores, es una oda al talento artístico innovador del trío y a su legado musical en el que se refleja la euforia que provocó en América Latina y el mundo, pero a la vez celebra la profunda conexión que tuvo con sus fans.

Michel Laprise, escritor y director de SÉP7IMO DÍA – No Descansaré, del Cirque du Soleil aseguró a NEWS CITY que, “la música de Soda Stereo fue y continúa siendo el soundtrack de la vida de millones de personas en América Latina. Lo que estamos celebrando a través de él es el amor de la gente por la banda. Es una forma de decir con humildad y sinceridad: Gracias totales”.

El proceso creativo no fue sencillo. Requirió del trabajo conjunto entre los miembros sobrevivientes de la banda, sus representantes, reconocidos músicos y el equipo del Cirque du Soleil. No se podían dejar cabos sueltos. “El público no se merecía un show cualquiera, en especial cuando no han visto algo de Soda Stereo por poco más de una década. La última vez que el grupo estuvo junto fue en el 2007, así que habrá una gran emoción, las presentaciones serán como una gran fiesta, una experiencia de vida en la que descubrirán también al Cirque du Soleil, cuyo corazón está emocionado por la música”. Así que estamos muy contentos, porque logramos algo que tiene su propia personalidad, es muy fuerte”, abundó Laprise.

DUEÑOS DE LA INMORTALIDAD

Corría la década de los 80’s y el mundo de la música volteaba la mirada hacia el continente americano pues el rock en español se adentraba en la vena musical de la llamada Generación X, quien convirtió a este género en su bandera, mismo que lo identificaría con el pasar de los años.

De América y España, constantemente surgían bandas que con sus estruendosos acordes y sus letras de batalla quisieron llegar a distintas latitudes con el fin de sobresalir y permanecer, cosa que para la época implicaba grandes esfuerzos pues la internet y las redes sociales no eran de gran ayuda.

Argentina fue un semillero trascendental para el género. Incluso, de Buenos Aires saldría la agrupación que marcaría la historia musical del rock  en español a nivel mundial, Soda Stereo que, a un año de su conformación, en 1983 realiza su primera presentación profesional en una discoteca para así recorrer el circuito underground de la ciudad capital.

Y el mundo se postró a sus pies. Era la banda número 1; conquistaron todos los foros que pisaban apoyados por toneladas de equipo, escenarios móviles y un gran staff. Parecían que nadie les podía hacer sombra; los fans los consideraban inalcanzables, inmortales.

En 1993 se da el primer distanciamiento de la agrupación, pero no fue sino hasta 1997 que se separan definitivamente.

Sin embargo, el legado quedó para siempre en los anales de la historia de la música, convirtiéndose en un hito, mismo que se afianzó tras la muerte de Gustavo Cerati. Sin él, ya nada sería igual.

ENTRE LO VISIBLE Y LO INVISIBLE

Codirigido por Michel Laprise y la directora creativa Chantal Tremblay, SÉP7IMO DÍA – No descansaré es el cuadragésimo espectáculo de la compañía circense y el tercero que toma como modelo la colaboración con músicos de renombre internacional, como sucedió con The Beatles “LOVE”y Michael Jackson “ONE”, mismos que actualmente se presentan en Las Vegas.

Al ser cuestionado sobre de qué forma estará presente en esta producción la figura de Gustavo Cerati, fallecido el 4 de septiembre de 2014 tras pasar cuatro años en coma debido a un accidente cerebrovascular, Michel comentó que cuando escribió este espectáculo lo hizo de dos formas, desde una perspectiva visible y otra invisible.

“El público claramente podrá reconocer a los miembros y justamente la unión entre ello es una antítesis donde cada uno tiene sus propias emociones. Así que habrá cosas visualmente muy específicas.

“Van a sentir a Gustavo por supuesto; van a ver su rostro, pero lo más importante para los que creamos este espectáculo es que el público pueda percibir el espíritu de este músico, al cual siento cada vez que veo una función”, sostiene.

Recrear la grandeza de Soda Stereo fue posible gracias a un proceso de investigación detallado y arduo. Pero también fue necesario escuchar una y otra vez cada tema de la banda para poder abrir su corazón como creadores, en especial cuando Laprise ni siquiera sabía de la existencia de este grupo que fue todo un fenómeno musical por casi dos décadas.

“Yo escribí la historia y no quería que esta nos remitiera a la nostalgia del pasado, pero sí que conectara con el amor que tenemos para con Soda Stereo, es como una extrapolación ya que su música es más fuerte que la muerte misma. Así, decidí proyectar la música en el futuro”, añade.

El trabajo implicó más que otras producciones. Este inició con la selección de las canciones para convertirlas en un espectáculo que en un principio tomaría en nombre de la banda, para luego cambiar en definitiva a SÉP7IMO DÍA – No descansaré y con el que ya se hizo famoso a nivel mundial.

“Incluso hicimos una escultura con muchos de los visuales porque quería asegurarme de que luciera muy artístico. Me obsesioné con las letras y con su traducción en inglés para afianzar no solamente con lo visual, sino con lo que querían transmitir las letras.

“Cuando iniciamos con este proyecto, le dije a todos los creativos de la producción, ‘esto mis amigos, es más que un espectáculo’. Es una misión ya que la gente ha esperado 10 años para disfrutarlos, así que tenemos que hacer lo mejor que podamos, tiene que ser algo que salga del corazón, auténtico, que abarque la dimensión de Soda Stereo”.

EL SOUNDTRACK DEL CIRQUE

Exactamente diez años después de la gira “Me verás volver”, el tour  que reunió a la banda luego de una década de su separación, SÉP7IMO DÍA – No descansaré  rinde tributo a la ola de euforia que, desde su creación, Soda Stereo desencadenó en América Latina y celebra la profunda conexión de la banda con sus fans.

“En dos horas de espectáculo se concentran 20 años de trayectoria y cientos de canciones. Y es gracias a la parte visual que se logra un equivalente a esa historia musical que repercute en los cuerpos de los acróbatas. La clave aquí será generar a través de todo esto algo que haga sentir bien al asistente para que aprecie los más de dos años de trabajo.

“Seguiremos escuchando a Soda Stereo por mucho más tiempo porque es atemporal. Era importante para mí hacer un show  donde la gente sintiera que la banda todavía sigue viva.

“Sí hay un momento de tristeza porque sabemos que se ha perdido a una gran persona, así que en la producción necesitábamos dejar en claro eso, que Gustavo ha partido; pero después los recompenso con un gran momento de esperanza, de sentir que algo mejor está por venir”, añade Michel Laprise.

Inteligentes y delirantes, es así como cataloga cada una de las composiciones que llevaron al estrellato a la gran agrupación formada en Buenos Aires en 1982 y a la que sobreviven Héctor “Zeta” Bosio y Carlos Alberto Ficicchia “Charly Alberti”.

“La poesía de Gustavo es muy metafórica, así que teníamos que hacer una obra con esa esencia; amo su poesía pues creo que abre muchas puertas. Es cierto que no siempre en Cirque du Soleil trabajamos con letras, por lo general lo hacemos con música, pero en SÉPTIMO DÍA  los sonidos son palabras y teníamos que entenderlos para darles un excelente significado”.

Así pues, el proceso creativo se tornó en algo complejo. Aún así, no fue impedimento para Laprise y su equipo.

“Me gusta trabajar con el corazón y la intuición, pero mi inspiración son los acróbatas, son la música del espectáculo, da miedo ver cómo vuelan por el aire, es muy demandante lo que hacen con su cuerpo, requieren de mucha energía, así que mi parte, como el de toda la gente que está atrás debe ser igual de generoso y fuerte que el de los acróbatas”.

The Beatles y Michael Jackson son dos de las figuras de la música mundial en las que se ha basado Cirque du Soleil para crear grandes espectáculos. Sin embargo, el que decidiera concebir una gran puesta en escena partiendo de una banda latinoamericana tiene que ver con la gran insistencia de Daniel Kon, el manager de Soda Stereo y Diego Sáenz, CEO de PopArt Music.

“Ellos nos convencieron de esta idea porque la verdad, y para ser honestos, hasta antes de esto no conocía a Soda Stereo. Fue realmente su dedicación e insistencia lo que nos hicieron decir ‘wow’, ellos son tan apasionados, debe ser una muy buena banda. Y, decidimos hacer el viaje y fue cuando presenciamos cuánto amaba el público a Soda Stereo”.

Más que un negocio, para Cirque du Soleil, este montaje les dio la oportunidad de ver la importancia de amar la profesión, pues en él van por lo menos, dos años de preparación.

“En ese momento ya teníamos varias propuestas, debíamos escoger una que amáramos, así que nos conectamos muy bien con su música, queríamos probar cosas nuevas más allá de lo que ya habíamos hecho. Ese fue el gran reto y estamos muy orgullosos con lo logrado”, finalizó Michel Laprise, creador de SÉP7IMO DÍA – No descansaré, de Cirque du Soleil. Para este espectáculo a diferencia de otras producciones de la compañía canadiense, contará con la asistencia de 20 “Ángeles eléctricos” que fungen como guías del público que elija disfrutarlo desde la denominada Zoom Zone , el sitio desde donde se es parte del espectáculo, como si se estuviera en un concierto.

Allí, los asistentes podrán bailar y moverse en libertad a ritmo de los clásicos de Soda Stereo, cosa que, desde la perspectiva del director hace de esta una pieza muy onírica, que se presentará del 28 de noviembre al 23 de diciembre en el Palacio de los Deportes.

 

13 noviembre, 2017

About Author

Sandra Aguilar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up