fbpx
Gourmet

La gastronomía del Corredor de la Montaña en Hidalgo

Esta ruta, además de tener una gran cantidad y calidad de sitios turísticos, destaca por los sabores que puedes encontrar al recorrerla. En cada uno de los puntos representativos existen diversos platillos que se aconseja no dejar pasar, aquí te compartimos algunos:

Real del Monte

Esta población de es el punto de partida de la ruta, para comenzar prueba los deliciosos y tradicionales pastes. Son parecidos a las empanadas, la diferencia está en que la pasta es más fina. Se rellenan de frijoles con chorizo, papa con carne, mole rojo y verde, también los hay con relleno dulce, como los de arroz con leche o piña.

Mineral del Chico

Este frío poblado es el segundo punto, aquí hay un lugar tradicional para comer se llama El Minero, ahí se reúnen un sinfín de establecimientos dedicados a honrar las delicias de la comida mexicana: quesadillas, huaraches, enchiladas, barbacoa, tacos y más. En abril podrás encontrar escamoles; en junio y julio, quelites y hongos en la temporada de lluvia y chinicuiles en septiembre. Si quieres probar algo diferente pide hualumbos (flor del maguey) o flor de madroño en tortitas.

Huasca de Ocampo

Huasca es la cabecera municipal de la zona, aquí puedes encontrar los diversos platillos típicos de Hidalgo, sin embargo si tienes que escoger alguno la sugerencia es la trucha horneada.  La bebida tradicional es la huasqueña o naranjate, mezcla de jugo de naranja, miel de abeja, vainilla y alcohol de caña. Y para cerrar con broche de oro, prueba el pan de pulque.

Epazoyucan

Este punto es uno de los menos sonados, pero no por ello menos interesante. Aquí la comida es extravagante ya que en los puestos de la plaza es común que los guisos tengan como protagonistas a la fauna de la zona, por ejemplo ardillas o conejos, que son sazonados con chiles endémicos.

Mineral del Reforma

Este pueblo de la sierra es la parada obligada para probar los Mixiotes de Carnero, especialidad de la zona. Y si te queda algo de antojo; degusta la Barbacoa de esta zona, sin duda es una de las mejores.

Atotonilco el grande

Muchos también llaman a Atotonilco el grande el secreto mejor guardado de Hidalgo, su peso turístico es poco; al contrario de lo mucho que puede prometer. A los amantes de la comida les ofrece el sabroso cocol, un pan ligero con sabor simple relleno de frutas de la estación.

Además de deliciosa esta ruta es, sin lugar a dudas,  un paraíso de bellezas naturales, extraordinaria arquitectura inglesa, majestuosas minas, historia y tradición.

Fuente: Turismo del Estado / http://www.turisticahidalgo.com/

17 enero, 2017

About Author

Lucía Velázquez


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up