fbpx
Recientes, Tendencias

La reinvención de Ibiza

Por Sandra Aguilar Loya

El éxito no siempre ha acompañado a la trayectoria del diseñador tapatío. Entre tropiezos y una historia “turbulenta” se ha posicionado como uno de los marroquineros más importantes de México.

Parecía inevitable seguir los pasos de su padre y de su abuelo. Hoy, Jaime Ibiza representa la tercera generación de una estirpe cuyo sello, a lo largo de décadas, se ha caracterizado por la bien hechura de artículos de piel.

“Toda mi vida se resume a esta empresa. Cuando joven, no me emocionaba para nada ser parte de ella, pero conforme fui agarrando un poquito el gusto por el diseño, obviamente, me fui metiendo.

“Creo que todo inició una ocasión en la que diseñé una colección para la marca de mi padre, me empiezo a dar cuenta de que por ahí tenía que seguir, que era lo que me gustaba y lo que tenía que hacer”, dice el marroquinero a NEWS CITY.

En la actualidad, Jaime Ibiza es uno de los diseñadores más importantes de México. A los 18 años de edad se hizo cargo del área de producción y diseño de Grupo Ibiza, fundado por su abuelo don Jaime Ruiz Velazco Flores en 1982 en Guadalajara, Jalisco.

Consciente de la responsabilidad que tenía en sus manos, el joven decidió prepararse; viajó a Londres donde hizo una especialización en el Saint Martins, y una más en el AFRAM (Instituto de Formación Profesional de Peletería y Marroquinería), en Florencia, Italia.

Pero no todo ha sido color de rosa. La vida ha puesto a prueba no solo su creatividad, sino también su desempeño como empresario. “Hemos tenido una trayectoria un tanto turbulenta. Es un tema que cada vez que tengo oportunidad lo platico ya que tuvimos años muy difíciles que fueron prácticamente tres grandes tropiezos, no me gusta llamarles quiebras porque no lo son”, apunta.

ABUNDANCIA INFINITA

Este hombre, supo capitalizar sus aciertos. Lleva incluso, seis años en ello, es entonces cuando crea el nuevo icono de la empresa, un stitch que a la fecha es la bandera de la firma.

Compuesta por dos ochos engarzados los cuales, en la cultura oriental, significan abundancia. A su vez éstos conforman dos infinitos, lo que en conjunto nos refiere una infinita abundancia.

“También lo hicimos desde la faceta personal, prácticamente a cumplir nuestra palabra, a prometer lo que sí podíamos y no lo que nos gustaría y cuando empezamos a ser un tanto más concretos en nuestro trabajo, vimos un resultado muy interesante.

“Esa misma filosofía la aplicamos en el diseño, en la calidad; le dimos mayor peso a la información acerca de lo que va pasando en el mundo de la moda, a lo que va pidiendo el mercado y cuando ya te subes a una frecuencia de trabajar persiguiendo la excelencia, ya los resultados se te van dando de manera más sencilla”, asegura Jaime.

Recuerda que años atrás era ya común echarle la culpa al gobierno, a la situación, a la crisis económica, al proveedor, al que iba pasando.

Jaime Ibiza no presume sus diseños, sus creaciones, su talento. Asegura que uno de sus grandes logros personales es el poder reconocer que “todo lo que sucede a mi alrededor, o por lo menos una gran parte de ello, depende de lo que yo voy haciendo”.

Eso lo considera como el concentrado de poder lograr en estos años alianzas importantes con empresas de la calidad y prestigio como Disney.

LLEGA EL DELIRIO
En el inter de dicha etapa, el marroquinero tapatío notó que el mercado no los prefería, que la competencia se empezaba a ver en la calle y las ventas no repuntaban. Tocaron fondo.
“Se paralizó por completo la empresa, no había recursos para continuar. Tenía dos alternativas, o cerraba y me dedicaba a otra cosa o las empezábamos a hacer bien. Obviamente, como esto ha sido mi vida completa, no estaba dispuesto a dejar el ramo”.

Ese, dice, es el momento decisivo, en el que seguramente, si no se paraliza la empresa no alcanza a despertar.

Y dormirse en sus laureles no es opción en el mundo de la moda. Los diseñadores entran en una dinámica constante
en busca de nuevas propuestas.

“Dicen que cuando repites una acción, durante 21 días se convierte en un hábito. Por eso estoy convencido de que a diario hay que buscar, investigar qué está sucediendo en el tema y así tener algo interesante que proponer.

“Al final es un estilo de vida para sorprender al mercado, esa es prácticamente mi tarea como director creativo”, añade Ibiza quien hace apenas unos días presentó su nueva colección de charms en colaboración con Luz Elena González y que lleva por nombre Delirio.

El marroquinero tapatío se caracteriza por la realización de espectaculares desfiles a lo largo de su carrera para presentar sus múltiples colecciones.

MÉXICO ESTÁ DE MODA

En febrero 2011, la firma se rediseña desde sus fibras más profundas, adoptando una nueva filosofía, la cual da como resultado una atmósfera totalmente nueva tanto para la empresa como para el mismo Jaime Ibiza.

“Los que diseñamos nos da por sentirnos artistas y creer que el mercado debe resistir lo que a mi se me ocurre, ese es un gran error. Así que el mejor consejo que le puedo dar a los jóvenes que se están adentrando en este mundo es estar bien informados, a tono con la tendencia internacional, estar bien documentados.

No podemos decir ‘mi moda es esta’, tenemos que saber qué es lo que está sucediendo en la nube”, señala.

La gran herramienta de la que él ha echado mano para trascender en este mundo tan competitivo es la perseverancia, misma que tarde o temprano, da los resultados deseados.

Sin embargo, a pesar de los años y del reconocimiento con el que ya cuenta el creativo, asegura que aún no ha llegado a la cima del éxito.

“Esta es una lucha permanente, de estar siempre actualizando el trabajo, perfeccionándolo. Sí es cierto que volteo para atrás y digo, llevamos un buen camino recorrido, es padre, me agrada ver mis diseños en la calle, pero creo que el día que digamos ‘ya llegamos’, ese día empieza el declive”.

Sí, hoy por hoy, Jaime Ibiza es uno de los diseñadores de la marroquinería más reconocidos de México y su firma tiene presencia en todo el país y varias plazas a nivel internacional, como España, Argentina y El Salvador.

Orgulloso de ser tapatío, Ibiza agradece haber nacido en un país con una gran tradición, historia y cultura, pero especialmente se siente bendecido de ser mexicano porque algo que caracteriza a esta sociedad es la creatividad.

“Esa cualidad es la que a la hora de la necesidad nos hace encontrar la forma de salir adelante y ese es mi caso. México está de moda, estamos en boca de todos en el mundo, y no debemos de soltar ese sentimiento”, finaliza Jaime Ibiza.

19 abril, 2018

About Author

Redacción News City


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up