fbpx
Deporteando, Recientes

Miguel Layún. Único y común

Por Sandra Aguilar Loya

La tenacidad de Miguel Layún lo ha llevado a cumplir ese objetivo que se planteó desde que era muy pequeño: ser futbolista profesional y hoy orgulloso seleccionado nacional.

Esos años en los que la gente dudaba de él al momento de portar la playera de uno de los equipos emblemáticos de la Liga MX, hasta los insultos sufridos a través de las redes sociales con el famoso #TodoEsCulpaDeLayun, han quedado atrás.

De ellos, el futbolista mexicano Miguel Layún hizo su fortaleza para superarse como profesional; tomó todas esas experiencias y las convirtió el éxitos. Y hoy, hasta las empresas de lujo se acercan a él para sus productos sean representadas por la figura de este exitoso jugador de futbol.

La última en sumarse a su cartera es la compañía relojera oficial de la Federación Internacional Futbol Asociación (FIFA), la cual presentó su más reciente creación para esta justa deportiva: el Big Bang Referee 2018 FIFA World Cup Russia. Y como era de esperarse, Miguel se dice feliz de “poder ser amigo de la marca Hublot”.

Hablando del tiempo, para él es “aquello que marca cada momento de nuestras vidas ya que una milésima de segundo puede significar pegarle bien a la pelota o no, barrerte y llegar a tiempo o no; el quitarle el balón al contrincante. El tiempo es eso que tanto se añora, que tanto queremos tener y controlar para poder disfrutarlo con nuestras familias y los seres amados; para mí es algo muy importante”.

Pero no solo las marcas ven a Miguel como una figura redituable. Para los más pequeños es un ídolo al que quieren emular cuando sean grandes.

“Es un orgullo porque no hay nada más bonito que saber que alguien quiere seguir tus pasos o que serviste de motivación para lograr algo en sus vidas y que al final es una de las grandes cosas que te ofrece esta profesión, así que bien saben que ninguna palabra es suficiente para agradecerles eso”, añade quien portara el número 19 de las Águilas del América.

Ser los primeros, únicos y diferentes, es el lema de la marca relojera de lujo de la que ahora Layún es embajador. Y siguiendo en ese tenor, el jugador asegura que lo que lo hace único y diferente es “la determinación con la que he enfrentado mi carrera.

“Me considero único en ese sentido como jugador profesional y no es porque el resto no sean determinados o no tengan esas características, pero sí creo que hay jugadores que pueden ser maravillosos pero no llegan a la meta por esa falta de arrojo y esas ganas de querer alcanzarlas.

“Y a mí, cuando algo se me mete en la cabeza, voy resuelto hasta lograrlo. Aunque al final del camino me considero una persona común y corriente”, añade con un dejo de humildad.

EL SUEÑO HECHO REALIDAD

Como todo niño, este oriundo de Córdova, Veracruz tenía en sueño, el cual no cambió con el paso de los años, al contrario, éste se afianzó entre sus metas profesionales.

“Recuerdo perfecto que desde que tenía 6 o 7 años decía que iba a ser futbolista, no qué quería ser; estaba firmemente convencido de ello. Ya más en forma, cerca de los 14 años, hablé con mis papás y les dije: ‘quiero ser jugador profesional, necesito y quiero tener el apoyo de ustedes al 100 por ciento; yo les prometo que si a los 20 años no estoy jugando en primera división, dejo el futbol y me regreso a estudiar como una persona normal’ y gracias a ellos y a Dios aquí estamos”, dice este hombre que forma parte del cuadro titular del Sevilla FC.

Labrar el camino no le fue fácil. Antes supo lo que era el descenso, luego jugó en Italia y tras su regresó a México para ser parte del cuadro titular del Club América causó muchas dudas, especialmente entre los fanáticos de la escuadra de Coapa, quienes estaban en su contra.

La palabra rendirse no forma parte de su vocabulario; es de aplaudirse la capacidad que tuvo para, gracias a sus habilidades en el terreno de juego, convertir los insultos en halagos.

Y como siempre tuvo muy claro lo que quería, cómo lo quería y hacia dónde quería ir, no se rindió. Su sueño era dejar huella, pero no por ser el jugador mejor pagado del mundo, ni el más famoso y mucho menos el más popular. “Quería ser un ejemplo en el terreno de juego, mientras que la meta era ser seleccionado nacional y jugar en Europa”, y todo ello lo ha logrado.

Córdoba, Veracruz lo vio nacer el 25 de junio de 1988 y el tres veces heróico Puerto le abrió las puertas del Estadio Luis “Pirata” Fuente el 28 de marzo de 2007 para su debut en primera división, con los Tiburones.

Y como su carrera está hecha de momentos importantes, Layún asegura que su llegada al Nido Águila, es el parteaguas como profesional de las patadas.

“Después he tenido muchos otros que voy a recordar de manera muy especial como mi primer partido en un mundial; el primer gol que anoté con Sevilla contra el Real Madrid. Pero si hay que hablar de lo que me marcó, fue el penal que me tocó vivir con el América en el 2013 y lo que representó para mi persona, pues gracias a él logramos el campeonato de la Liga MX”.

Quien lo conoce dice que Miguel Layún es una gran persona, ejemplo de superación, disciplina y mentalidad sólida; mientras, él se cataloga como un ser humano al que le gusta afrontar retos y nunca se raja.

ESPERA MUNDIALISTA

Hoy forma parte de esa lista de seleccionados que representará a México en la tan esperada justa mundialista de Rusia 2018 y como era de esperarse, está feliz por ello.

“Creo que vienen cosas muy importantes para nosotros, pero sobre todo esa felicidad que me llena al saber que tengo la posibilidad de seguir trabajando, luchando por mis sueños. Mis objetivos cada vez son más grandes y estoy seguro de poder lograrlos a lado de la gente que me rodea, me llena de satisfacción y esperar a que esa felicidad crezca mucho más de aquí a que termine esto”.

Luego de unas semanas solicitadas a la Federación Mexicana de Futbol para descansar y estar con su familia antes de partir a tierras mundialistas, Miguel se encuentra físicamente bien y listo para lo que viene.

“Hay un aspecto fundamental para arrancar con todo y ese es el mental así que necesitaba un par de semanas para estar lo mejor posible, porque no es fácil, entender lo afortunado que se puede ser cuando eres parte de un Mundial; es el sueño que tuve desde niño.

“Así que es importante encontrar ese equilibrio dentro de la preparación, pero a su vez debes contar con la capacidad para disfrutarlo porque de qué sirve trabajar tanto para lograr algo tan grande como estar en un mundial si al final vas a estar ahí y no lo vas a disfrutar”.

Esta será la segunda Copa del Mundo que disfrutará Miguel Layún en su carrera futbolística, la que apenas lleva 11 años.

“Todos somos capaces de lograr las cosas que tengamos en mente, cualquier aspiración, meta u objetivo se puede lograr si creemos en nosotros mismos. Yo invitaría a la gente a que crea en sí misma, que se atreva a soñar, que luche por sus metas pues al final, cada uno de nosotros tenemos lo necesario para ser nuestra mejor versión; que no se queden sentados a esperar a que las cosas les lleguen porque, de lo contrario, envejecerán infelizmente.

“Para ser campeón tienes que creer en ti mismo y mantener, por supuesto, la humildad”, finaliza Miguel Layún el mismo día en que la Selección Nacional enfrentaba a Gales en Estados Unidos y unos días antes de la que se está volviendo una bonita costumbre: el partido de despedida en el Estadio Azteca del conjunto Tricolor a tierras mundialistas.

11 junio, 2018

About Author

Sandra Aguilar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up