fbpx
Recientes, Viajar

Querétaro y sus escapadas mágicas

 

Son lugares llenos de encanto, dignos de una tarde inolvidable. Estos sitios harán que desees cambiar esas tres horas usadas en atravesar el periférico, por una travesía para descubrir un nuevo destino.

La energía de la Ciudad de México es infinita, por algo, es de las más importantes, y no le pide nada a las metrópolis más reconocidas del mundo. Pero eso también le imprime un ritmo muy apresurado, capaz de agotar a cualquiera.

Así que si buscas bajar un poco la velocidad y darle un pequeño giro a la rutina, recupera energías en uno de los Pueblos Mágicos de nuestro estado vecino Querétaro, que además de ser cercanos a nuestra capital, son dignos altares al descanso.

TEQUISQUIAPAN

Aquí, en este que fue nombrado Pueblo Mágico en 2012, comienza la Ruta Arte, Queso y Vino. Tequisquiapan se distingue por su tranquilidad, calles adoquinadas adornadas con ventanas de fierro y plazuelas llenas de colores.

Esto convierte a Tequisquiapan en un sitio ideal para la relajación y convivir con la familia. Pasea por la Plaza Central, con su agradable kiosko frente a la Parroquia Santa María de la Asunción mientras visitas tiendas de artesanías. La región es conocida, sabiamente, por sus vinos y quesos, e incluso hay un museo dedicado a ellos.

En mayo se lleva a cabo la feria que hace honor a estos productos, por lo que es un gran momento para visitar Tequis. En los alrededores hay muchas opciones para descubrir y disfrutar, como los balnearios de aguas termales, cuatrimoto e incluso vuelos en globo aerostático.

BERNAL

Su principal atractivo es el monolito que alberga, el tercero más grande del mundo después del Peñón de Gibraltar y el Pan de Azúcar de Brasil. Éste, conocido como la Peña de Bernal, mide aproximadamente 350 metros de altura y tiene 10 millones de años de antigüedad.

Además de este impresionante monumento de la naturaleza, en Bernal puedes visitar El Castillo, inmueble de tipo virreinal, construido en el siglo XVII. Es uno de los más importantes en la historia política del pueblo. En su torre frontal se distingue un bello reloj de origen alemán, el cual fue colocado para conmemorar el inicio del siglo XX.

Dentro de las artesanías típicas encontrarás artículos de lana elaborados rústicamente en telares de más de 100 años, como rebozos, tapetes, cojines, chamarras y cobertores. De igual forma, destacan los típicos dulces de leche y la fruta cristalizada.

Deléitate con los platillos preparados en cazuelas de barro y fogones rústicos, como las gorditas martajadas con chile rojo, las enchiladas serranas con cecina, los nopales santos o la barbacoa de borrego tapada con pencas de maguey.

SAN JOAQUÍN

Es un municipio poseedor de exuberantes paisajes boscosos, cascadas y grutas. Cuenta con una variada oferta turística; los viajeros encuentran en este lugar un abanico de opciones de esparcimiento y descanso, todas accesibles.

Por ejemplo, el Parque Nacional Campo Alegre que es una vasta zona arbolada, ideal para los almuerzos campestres familiares y el disfrute de la naturaleza, esta equipado con asadores, alumbrado, regaderas y palapas.

El sitio arqueológico de Ranas, se localiza a 3 kilómetros de la cabecera municipal, lo maravilloso de esta zona es que se ubica en la parte superior de dos cerros, siendo así uno de los atractivos de San Joaquín.

Otro sitio indispensable es la Gruta de los Herrera, por su silvestre majestuosidad y las innumerables formaciones de estalactitas y estalagmitas que existen en su interior. Se dice que estas enormes formaciones geológicas tienen más de 100 millones de años.

JALPAN

En el centro del pueblo se encuentra la Misión de Santiago de Jalpan; se caracteriza por su fachada de cantera, con decoraciones florales de tono amarillo que resaltan las esculturas de santos y símbolos religiosos. Un detalle único en la parte inferior de la fachada son las figuras de águilas que hacen alusión al símbolo nacional.

Cerca se encuentra la zona arqueológica de Tancama, un asentamiento prehispánico de la cultura huasteca, que se compone de tres plazas en desnivel que simulan la forma de un cerro; los entierros hallados en las pirámides revelan que su carácter fue ceremonial y astronómico.

La presa de Jalpan se ubica a kilómetro y medio del centro de la ciudad. En ella se puede practicar la pesca deportiva de lobina y mojarra. También es ideal para paseos en lancha. Alrededor de sus aguas se extiende una naturaleza frondosa y generosa. La misma se pude recorrer en bicicleta, cuatrimoto, a pie y admirar la fauna que habita estos parajes.

La comida regional incluye platillos con nopales, así como acamayas y el zacahuil propio de la huasteca. La cecina es muy apreciada por los viajeros así como los dulces tradicionales.

CADEREYTA

En el centro histórico del pueblo se puede caminar por su plaza principal y visitar el templo de San Pedro y San Pablo, El Pilancón, las fuentes del Pinito y la Grande.

En Cadereyta se encuentra la Quinta Fernando Schmoll, un importante vivero dedicado a la reproducción de los cactus, que cuenta con una extensa colección de ejemplares traídos de diferentes lugares de América y África.

En medio de la presa de Zimapán hallarán un campamento, la Isla Tzibanzá, que se compone de cabañas y una alberca; se puede pescar en la presa y disfrutar de la tranquilidad del lugar.

La zona arqueológica de Toluquilla es otro de los atractivos que no puede faltar en tu recorrido. La gastronomía local se caracteriza por el consumo de los frutos que proporcionan las plantas del semidesierto, como el garambullo, el ‘guamichi’, la tuna, la pitaya, entre muchos otros; así como productos de origen animal entre ellos, mieles y los huevecillos, al igual se consumen algunos insectos como chapulines, gusanos de maguey y ‘chamueses’, usados principalmente para la elaboración de salsas.

27 noviembre, 2017

About Author

Lucía Velázquez


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up