fbpx
Entretente, Recientes

Sexy, maduro y conquistador

Por Sandra Aguilar Loya

Hasta hace unos cuantos meses el actor Alfonso Herrera vestía con sotana y se dedicaba a realizar exorcismos o se desempeñaba como un dandy; hoy se enfunda en el traje de un profesor cuya misión más importante es inspirar a los jóvenes a que hagan de sus vidas algo extraordinario.

Actor, cantante, conductor… galán de telenovela, papacito, rompecorazones, y así podemos seguir con una lista interminable de adjetivos calificativos que le van perfecto a Alfonso Herrera, quien está de regreso en México, ahora para protagonizar La sociedad de los poetas muertos, basada en la novela homónima de la periodista y escritora estadounidense Nancy H. Kleinbaum y con la cual se reestrenará el Nuevo Teatro Libanés este 5 de abril.

A decir del director escénico Francisco Franco, La sociedad de los poetas muertos se iba a montar el año pasado en la Ciudad de México. Sin embargo, fue hasta ahora en que Poncho regresó a nuestro país luego de hacer El exorcista, que se retomó el proyecto aunque consideró, sería casi imposible volver a reunir a ese elenco que desde un principio se había logrado.

“Los tiempos estaban perfectamente planeados para concluir mis proyectos en la televisión extranjera y poder subirme a una obra de teatro que cuenta con un texto tan entrañable; la historia es muy potente, nostálgica, sensible”, dijo a NEWS CITY, Poncho Herrera.
El ex RBD agregó que su felicidad es mayor por volver a trabajar de la mano de Claudio Carrera, al tiempo que le ilusiona ser dirigido por primera vez por Francisco Franco, así como ser parte de esta compañía que con el paso de los días y la convivencia por los ensayos, se ha convertido en una gran hermandad.

Desde enero se encuentra inmerso ensayando el personaje de señor Keating, un excéntrico profesor de la Academia
Welton, un elitista y estricto colegio privado de Nueva Inglaterra. Ahí tendrá a un grupo de alumnos a quienes llevará a descubrir la importancia vital de luchar por alcanzar sus sueños despertando sus mentes por medio de métodos poco convencionales para la sociedad de 1959.

“Ahí le enseñaré a esos jóvenes que el poder de las ideas y de las palabras, de cómo la poesía, si tienes la visión idónea, puede ser un vehículo para inspirar a los alumnos a que encuentren sus verdaderas motivaciones y que luchen por eso que los mueve”, apunta con tal vehemencia que nos convence de que su participación no pasará desapercibida en el mundo del espectáculo teatral.
En el proscenio, Poncho hizo sus pininos en obras como Las brujas de Salem, Cómo matar a un ruiseñor y Antígona. Sin embargo, ha dejado gran huella con su participación en The pillowman, Rain man y Nadando con tiburones.

REBELDE CONSOLIDADO
A pesar de que su carrera inició años atrás, el público, en especial el femenino, empezó a identificar a Alfonso Herrera luego de ser el personaje antagónico en la cinta Amarte duele en 2002, pero conquistó a sus fans dos años más tarde, cuando interpretó a Miguel Arango en Rebelde. Y así, como las bolas de nieve, su fama se extendió por diversos países del mundo.

“Yo no discrimino géneros, mucho menos formatos”

El melodarama de corte juvenil hizo patente su calidad vocal y su agilidad como bailarín, cualidades que se afianzaron en el gusto del público al igual que su mirada profunda y su sonrisa coqueta.
Pero más allá de ello, el actor considera que su paso por los diversos trabajos realizados desde entonces y a la fecha, los ha sabido aprovechar de manera idónea.

“Todo lo que he desempeñado me ha dado herramientas muy, muy sólidas para verme en esta posición en el medio
en el que me desenvuelvo, para seguir trabajando en lo que más me gusta y a la vez, poder vivir de ello para ofrecerle
algo a mi familia. Así que me siento muy satisfecho con todos los proyectos que he hecho y la experiencia adquirida
en este transitar por el medio”, agrega.

Sin embargo muchos nos preguntamos ¿y en qué lugar de la vida profesional de Poncho ha quedado la música? A
lo que respondió:
“Esa faceta fue una parte importante y me dio la posibilidad de viajar, de consolidar una parte muy necesaria que es
la proyección; nos dio a conocer en muchos mercados del mundo. Y gracias a eso tuve la posibilidad y la gran fortuna
de trabajar en otros países”, comenta, sin aclarar si retomará su carrera de cantante próximamente.

Ahora, se encuentra enfocado en su parte histriónica. “Yo no discrimino géneros y mucho menos formatos. A mi
me encanta trabajar y me siento muy satisfecho de poder pertenecer a una compañía como ésta, conformada por gente tan valiosa como en este momento que estoy muy metido en este proyecto de La sociedad de los poetas muertos, con todos los que la conforman y nutren.

“El proyecto, el espacio, todos los elementos son extremadamente valiosos para poder mostrar algo de gran calidad,
así que me siento muy feliz también de incursionar en diferentes formatos y poder brincar de uno a otro”, sostiene.

MÁS QUE UN ESTEREOTIPO
Y como hay generaciones que no han logrado quitarle esa etiqueta de integrante del grupo RBD, o de galán de telenovela, o de protagonista de series o películas, también hay quienes conocen a Alfonso Herrera como el conductor de La ciencia de lo absurdo o juez de Súper cerebros.

Ambos proyectos lo atraparon desde el momento en que le llegaron las propuestas para colaborar en ellos, pues su mente lo hizo viajar a la época en la que tenía entre 10 y 11 años de edad.
“De entonces tengo muy presente un programa de televisión llamado El mundo de Bigman, cuando lo veía decía wow! Me encanta este programa porque tengo la posibilidad de aprender de forma divertida y me hablaban en un idioma que yo entendía, con personajes y situaciones divertidas; aprendía de física, de química y los conceptos eran muy fáciles de entender porque era una comunicación uno a uno con el niño, con el joven.

“Y creo que La ciencia de lo absurdo, es maravillosa ya que, tomando los elementos que existen hoy en día como las redes sociales, los videos que encuentras en internet con memes, con gente que está haciendo cosas probablemente no tan inteligentes, los retomamos para hablarle a los jóvenes y a los niños en ese mismo idioma y a la vez yo también aprendo junto con ellos, de muchas teorías, muchas leyes e hipótesis que se han generado y el hecho de hablar de una quinta temporada que saldrá próximamente”, dice orgulloso.

“Todo lo que he desempeñado me ha dado herramientas muy, muy sólidas”

Y como todo profesional, Herrera ha formado parte del elenco de series y películas cuyo tema, para la sociedad
mexicana es controvertido, ya que es lo que “más vende” en medio del mundo del entretenimiento.
Las críticas siempre están presentes cuando de temáticas fuertes se trata. Y para ello tiene una respuesta contundente.
“Hay una gran cantidad de historias, y un abanico de posibilidades que siempre van a estar ahí para el espectador,
quien es el que tendrá siempre la última palabra, los que mandan, los que eligen qué ven y qué no ven.
“Considero que como mexicanos, somos más que un estereotipo específico de historias y de personajes, así que el
público es quien tienen la última palabra al momento de elegir lo que verá en la pantalla chica”, dice tajante.

BAJO UN BUEN COBIJO
En este momento nada ni nadie moverá de su centro a Poncho Herrera quien está inmerso en cuerpo y alma en el nuevo proyecto que lo tiene entusiasmado: La sociedad de los poetas muertos, en el que permanecerá, si todo va viento en popa desde este 5 de abril y hasta cuando la temporada concluya por ahí del segundo semestre del año.

“Estoy muy orgulloso también de subirme al escenario con una obra que se estrenará por primera vez en México, luego de que la premier mundial en teatro fue en el 2016 por la Classic Stage Company en Nueva York”.
Alfonso se siente muy bien cobijado como actor debido a que esta producción cuenta con el respaldo de gente importante y experimentada en el que hacer teatral como la señora Tina Galindo, Morris Gilbert y Claudio Carrera,
mientras comparte el escenario con jóvenes actores como Mauro Sánchez Navarro, Germán Bracco, Sebastián Aguirre, Alejandro Puente, Alex de Hoyos, Paco Rueda y Gonzalo Vega Jr., por mencionar algunos.

“El reencuentro de RBD es una cosa que veo muy complicada de hacer”

“Va a ser un fenómeno interesante pues la película que se estrenó en 1989 es hoy en día un gran referente; hay generaciones que la conocen muy bien, mientras que hay otras que no tienen mucho conocimiento de esta historia,
así que este collage de generaciones que la irán a ver, va a ser muy interesante porque el mensaje no tiene caducidad.
La historia ocurre en 1950 y estamos en el 2018 en la Ciudad de México donde la temática está muy latente.

“Lo que más me gusta es que aunque ya no soy un chavito, pero me siento más feliz porque es una compañía con mucha energía y la juventud que me rodea es contagiosa. Muchos me han dicho que he dejado de ser es chico de las telenovelas y que he madurado gracias a proyectos como Sense8 o El exorcista, por ejemplo.

“Pero yo considero que ese es un proceso que tenía que ocurrir porque amo mi profesión, soy afortunado porque
tengo la oportunidad de llegarle a quienes vayan al teatro, de instarlos a que piensen muy bien quiénes son, qué es lo
que los motiva, qué es lo que les gusta, qué es los que sacricarían para luchar por sus sueños, cosa que yo haré cada
vez que suba al teatro en cada una de las funciones”, comenta Herrera.

Uno de sus más grandes logros, ahora como actor ha sido la conquista del mercado anglosajón. Así que no le importa andar de país en país para abordar proyectos interesantes que lo hagan seguir aprendiendo, pues considera que cuando el hambre por seguir un crecimiento profesional se estanca, todo colapsa.
Hoy, está abierto a hacer cine, televisión o teatro; las telenovelas siguen en pausa. Una de las ventajas que le da ser un actor consagrado es que ahora se da el lujo de seleccionar los proyectos que le gustaría abordar.
“Si la historia y el personaje son interesantes, lo valoro y lo tendría en cuenta para hacerlo. Y sobre el posible reencuentro de RBD, esa es una cosa que veo muy complicada de hacer, si es que se lleva a cabo en algún momento”, Finalizó Alfonso Herrera, quien está más que comprometido en esta nueva puesta en escena, sin dejar a un lado el papel más importante de su vida: el ser padre de un hermoso niño.

LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS
Dónde: Nuevo Teatro Libanés
Hora: jueves 20:30; viernes 19:00
y 21:00; sábado 18:00 y 20:30;
domingo 17:00 y 19:00
Precio: entre 590 y 990 pesos

23 abril, 2018

About Author

Redacción News City


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up