fbpx
Entretente, Recientes

“El maestro del suspenso”

Considerado uno de los cineastas más importantes del siglo XX, quien se inspiró en los intelec­tuales del momento y a quienes también influyó en ámbitos como la moda, la ar­quitectura, la cultura de masas y el arte, ese es el protagonista de Hitchcock, más allá del suspenso.

La Galería de la Cineteca Nacional será la sede de esta iniciativa que estará abierta al público hasta el 13 de enero de 2019 y que abordará, desde una perspectiva global, los aspectos más relevantes de su vida y obra: desde la destreza para trabajar con grandes colaboradores, el juego vi­sual de los trampantojos o cómo rompió los códigos de censura y supo vender y promocionar sus películas con su propia imagen.

La finalidad de esta muestra que ya estuvo en Madrid y San Sebastián, Es­paña, es que el público mexicano co­nozca y se acerque más a la obra de este cineasta británico.

Gracias a la curaduría de Pablo Llor­ca, profesor de Historia del Cine y de Historia de la fotografía en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca (USAL), es que se coloca en primer plano la idea de “Hitch” como un creador total.

En una entrevista Llorca señalaba que pensó en Hitchcock por ser un di­rector que reúne varias cualidades como su popularidad; visualmente funciona muy bien para las salas de exposiciones y, además, ofrece contenido, sin ser un juego de artificio ya que es un cineasta que se puede analizar.

La obra del cineasta británico Al­fred Hitchcock (1899-1980), catalogado como el maestro del suspenso, va más allá del estereotipo y su cine sigue sien­do difícil de clasificar.

La figura de Hitchcok es parte del lenguaje del cine mudo, sobre todo del movimiento expresionista alemán, pero también con influencias de Serguéi Ei­senstein, así como del cine soviético, se­gún el curador.

Mucho se ha escrito sobre quien está considerado uno de los creadores más geniales del siglo XX y todas las inter­pretaciones coinciden en señalar la fas­cinación visual que desprenden películas como La ventana indiscreta (Rear Win­dow, 1954), De entre los muertos (Vértigo, 1958) o Psicosis (Psycho, 1960), que son un compendio de imágenes de gran po­tencia que con el tiempo se han conver­tido en verdaderos íconos modernos.

En 2007, The Daily Telegraph lo de­finió como “indudablemente el más grande cineasta nacido en estas islas; Hitchcock hizo más que cualquier otro director para dar forma al cine moderno, que habría sido completamente diferen­te sin él”.

La exhibición plantea conocer y comprender toda la figura de Hitchcock desde una mirada global hasta las claves esenciales de su cine. Es una oportuni­dad para ver plasmados aspectos perso­nales y comerciales; la base fundamental de su proceso de creación y su lenguaje cinematográfico; su dominio de recursos del arte y el cine de vanguardia; su capa­cidad para rodearse de grandes colabo­radores, sean técnicos, actores, diseñado­res o guionistas, sobre los que ejercía un control férreo; el papel fundamental que tuvieron en sus obras los personajes fe­meninos, y, por supuesto, la capacidad de sus películas para reflejar el tiempo en que fueron creadas evocando la atmós­fera de cada época.

Pablo Llorca recomendaba desde aquel entonces en Hitchcock, más allá del suspenso no perderse “la sección de besos la cual demuestra muy bien la potencia visual de sus películas a través de la car­ga erótica de las mismas”.

Además, poner especial atención a la secuencia en la que revelan el cómo se filmó la escena de los pájaros sobrevolan­do la ciudad y cómo se lanzan sobre el incendio de la gasolinería.

Por otro lado, aclaró que la instala­ción de La ventana indiscreta es la única pieza no directa de Hitchcock, sino que es una instalación que resume en vein­te minutos el voyeurismo del personaje y que es clave en esa cinta.

Y esto lo logró gracias a su técnica para imitar, a través del lente de la cá­mara, la mirada de sus actores, trucos cinematográficos que provocaban en el espectador esa sensación de ser ellos los protagonistas, como en esta cinta clásica del cine mundial.

Sentimientos como la empatía, la an­siedad o el miedo, los lograba gracias a sus encuadres, desarrollando, en aquel entonces, una “novedosa forma de mon­taje fílmico”.

Así pues, los cinéfilos disfrutarán en la Ciudad de México el trabajo del di­rector británico en su primera gran ex­posición, Hitchcock, más allá del suspenso, acompañada de un ciclo con 35 pelícu­las, todas pertenecientes a la etapa so­nora del realizador, restauradas en 2k y 4k, y también de charlas que analizarán su obra desde perspectivas únicas que se llevarán a cabo tanto en la Cineteca Nacional como en el Centro Cultural de España en México.

Dónde: Cineteca Nacional. Cuando: hasta el 13 de enero de 2019. Horario: martes a domingo, de 12:00 a 21:00. Boleto: 50 pesos.

 

21 septiembre, 2018

About Author

Redacción


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up