fbpx
Recientes, Vida

El trabajo también mata

Luego de profundizar en el fenó­meno, Herbert Freudenberger incorporó el término burnout al campo de la psicología laboral.

Y te preguntarás qué tiene que ver contigo este síndrome si tú eres una per­sonal “normal”. Lee con atención esta información que podría ser de tu interés.

Según análisis en el tema, un progre­sivo agotamiento físico y mental, la fal­ta de motivación absoluta por las tareas realizadas y, en especial, importantes cambios de comportamiento en quienes lo padecen, son síntomas inequívocos de que eres víctima de este padecimiento que se está generalizando en los trabaja­dores a nivel mundial.

En un principio se pensó que los malos ratos o modales de los trabajadores, así como sus repentinos cambios de humor tenían que ver con que simplemente estaban experimentando un mal día, características clave para identificar un caso de burnout.

Ahora bien, si todos los días te levantas sin ganas de ir a trabajar, te sientes tan cansado que no puedes concentrarte, estás irritable, deprimido y te aíslas de tus compañeros, es probable que seas parte del grueso de la población que padece el también llamado, síndrome del trabajador quemado.

Esto no es más que el desgaste laboral, el cual surge cuando las exigencias laborales superan las capacidades de los empleados, afectando su productividad e incluso, a la larga, su salud.

La presión por cumplir las exigencias en tu trabajo, la intensa competitividad en la oficina y la búsqueda de más ga­nancias económicas detonan, princi­palmente, el estrés laboral y cuando se torna crónico, surge el ya mencionado padecimiento.

PARTE DE LAS ESTADÍSTICAS

Según el Instituto Mexicano del Segu­ro Social, nuestro país ostenta el récord de trabajadores que sufren estrés laboral al registrase un 75%, la cifra más alta.

Ira, ansiedad, aburrimiento o frustra­ción son algunos de los signos del bur­nout, que se traduce en malestares como insomnio, fatiga crónica y hasta gastritis, mismas que si no se atienden pueden llevar a las personas a caer en las adic­ciones, sufrir padecimientos severos, ser propenso a problemas familiares y, fi­nalmente, ejercer un completo desapego por el trabajo.

Por su parte, la Organización Mun­dial de la Salud, asegura que el 25% de los infartos que se registran cada año en México son causados, indudablemente por el desgaste laboral.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), también se ha dado a la tarea de analizar este problema, seña­lando que los trabajadores de la salud y de servicio a clientes son quienes tienen mayor riesgo de ser víctimas de este mal.

Dicha teoría es desestimada por aca­démicos, pues están convencidos de que este síndrome afecta de igual manera en cualquier tipo de empleo y en todos los niveles posibles.

Pero no todo son malas noticias ya que este síndrome se puede superar, pero habría que identificar si lo que sientes es un desgaste crónico y no el cansancio natural de un mal día de trabajo.

En 1977, cuando la psicóloga Chris­tina Maslach lo estudió, se metió de lle­no en el tema y diseñó preguntas para identificarlo, como, por ejemplo:

¿Cuándo llegas a casa, solamente quieres descansar?

¿Crees que tu trabajo ha dejado de ser importante?

¿Has perdido la pasión por él?

Si para todas estas preguntaste tuvis­te una respuesta afirmativa, es momento para que busques ayuda profesional con psicólogos clínicos para encontrar estra­tegias para dominar tu estrés.

Incluso la OIT desarrolló una aplica­ción llamada Prevención del Estrés para combatir el burnout.

Afecciones del sistema locomotor, dolores musculares y articulares, proble­mas gastrointestinales, cardiovasculares, afecciones de la piel, dolores de cabeza, mareos, alteraciones del apetito sexual, mayor riesgo de obesidad, alteraciones del sueño y baja de defensas son conse­cuencias del burnout.

Es aquí donde el patrón debería po­ner atención ya que si sus empleados es­tán padeciendo de ese mal, esto podría reflejarse en importantes pérdidas eco­nómicas para la empresa.

21 septiembre, 2018

About Author

Redacción


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll Up