fbpx
Recientes, Viajar

Hacienda San Andrés, lujoso regreso al origen

La historia de la Hacienda San Andrés es amplia y repleta de un pasado de numerosas anécdotas, épocas y momentos específicos.  Su inicio data en el año 1535 (Siglo XVI). En su principio la Hacienda se dedicó a la explotación de la madera de los bosques que poblaban la región, la que se utilizó en la construcción de ferrocarriles en la Ciudad de México. También vio pasar a lo lejos la Guerra de Independencia y muchos años después fungió como cuartel de las tropas revolucionarias y federales.

Hoy es un espacio que a tan sólo una hora de la Ciudad de México, te permite de inicio estar lo suficientemente lejos del caos de la urbe, relajarte y sobretodo volver al origen, a la raíz de los alimentos pero también de la vida en el campo. En San Andrés, el verdadero lujo se encuentra en pasar momentos inolvidables con la familia y amigos, en un ambiente natural, donde se haga conciencia de lo que nos rodea, lo que nos alimenta y de dónde provienen los ingredientes que llegan a nuestro plato.

Actualmente la Hacienda cuenta con 11 habitaciones, todas decoradas de forma especial y diferente, con patios interiores únicos, uno en especial con una historia extraordinaria, ya que donde se encuentra, hace muchos años Diego Rivera, se detuvo a admirar el paisaje que lo inspiró al grado de pintar su primera obra La Era (1904).

Además en San Andrés hay áreas que se cuidan con mucho cariño y constancia, como el enorme laberinto natural, el increíble granero o el campanario; pero sobretodo la granja y el huerto, espacios de donde provienen frescos ingredientes que incluso viajan a la Ciudad de México y que abastecen no sólo a la hermana de La Hacienda, que es Broka (ubicada en la Roma), si no a  varios restoranes más que apoyan el hecho de servirle a sus comensales, platillos de temporada, de sabor único, sano, nutritivo y delicioso y que además resultan una sorpresa para quienes los visitan.

A su vez la Hacienda, promueve el consumo de productos locales y de pequeños productores, creando así el Mercado La Lechuza, que se ha vuelto la tradición de los Lunes en el patio de Broka.

La Hacienda San Andrés es única no sólo por su valor histórico, sino también por su visión actual sobre la calidad de vida, su objetivo de volver al origen, sus espacios imponentes y ese sentimiento de sentirte como en casa. Y qué decir del plus gastronómico que la caracteriza y que no sería posible sin las propuestas culinarias del chef Marco Margain, que de forma fantástica logra que al estar en Broka, los aromas y sabores de la Hacienda se disfruten en la Ciudad al probar cada bocado y viceversa, al estar en San Andrés, esos sabores especiales entre amigos se hagan presentes en cada platillo.

San Andrés se destaca entre muchas haciendas por su interés en fomentar actividades distintas durante todo el año, pensando en niños, adultos, amigos y familias; como los talleres de siembra, paseos en globo, talleres de cocina, de dibujo, catas de vino, fogatadas, paseos en bici de montaña, caminatas guiadas y cursos de verano.

Además de tener un calendario de festivales con la intención de que se realicen año tras año, como el del tamal, la primavera acústica, festival del maíz y el elote y por supuesto el de los hongos silvestres. Todos y cada uno de ellos, orientados hacia vivencias únicas, siempre acompañadas de una muy buena comida.

 

Fotos cortesía de la hacienda.

9 agosto, 2017

About Author

Lucía Velázquez


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up