fbpx
Agenda, Recientes

“La forma del agua” de Guillermo del Toro llega mañana a los cines del país

“El agua adquiere la forma de lo que sea que la esté sujetando en ese momento, y aunque el agua puede ser muy gentil, es también la fuerza más poderosa y maleable del universo. Así es también el amor, ¿no? Sin importar la forma en la que coloquemos al amor, se convierte en eso, ya sea un hombre, una mujer o una criatura”, sostiene Guillermo del Toro.

Y bajo esa premisa es que nace La forma del agua, la cinta por la que el director tapatío ya ganó el León de Oro de Venecia y dos Golden Globes, misma que se estrena este viernes en la República mexicana.

Del maestro de la narrativa le presenta al espectador un cuento de hadas místico, que de fondo tiene la época de la Guerra Fría en los Estados Unidos, en el año 1962.

En el punto más álgido de la Guerra Fría, en un laboratorio secreto del gobierno de los Estados Unidos, emerge una proeza de la imaginación, una que deslumbra desde un punto de vista visual y es de emociones audaces. Es ahí donde el genio del realizador conjura un hechizo místico, donde mezcla la tragedia y las emociones de las películas de monstruos clásicas con la opacidad del film noir, y después las incorpora al calor de una historia de amor sin igual para explorar las fantasías con las que todos coqueteamos, los misterios que no podemos controlar y las monstruosidades que debemos enfrentar.

Del Toro inicia su narración muy profunda bajo el agua. A partir de ahí, toda la película se convierte en un acto de inmersión sin respiración, una vez que mete de lleno a las audiencias a un mundo de la década de los ’60 lleno de cosas que reconocemos —el poder, la ira, la intolerancia; así como la soledad, la determinación y las conexiones repentinas y emocionantes— y una criatura extraordinaria que no.

Un “recurso” biológico inexplicable del gobierno de los Estados Unidos, una mujer de limpieza muda, sus mejores y encantadores amigos, espías soviéticos y un robo audaz, todos fluyen hacia un romance singular que se intensifica más allá de toda frontera.

Este ser anfibio envuelto en misterio no sólo ha sido extraído de las profundidades oscuras y acuosas, sino que también parece tener los atributos adaptables básicos del agua —adopta el perfil psíquico de cada humano que encuentra, y refleja de regreso tanto agresividad como un amor insondable.

Dentro de la narrativa de del Toro, los temas del bien y el mal, la inocencia y la amenaza, lo histórico y lo eterno, la belleza y la monstruosidad, se entretejen para entrar y salir uno del otro, y revelar que ninguna oscuridad podrá derrotar totalmente a la luz. Del Toro resume: “Me gusta hacer películas que sean liberadoras, que digan que está bien ser quien sea que seas, y parece que en estos tiempos esto resulta ser muy apropiado”.

También fue de suma importancia que hubiera un ensamble de actores extraordinario. Para del Toro, la pasión por perturbar y encantar a las audiencias de manera simultánea se remonta a tiempos remotos.

De niño se alimentó de los misterios infinitos de las historias de fantasmas, las películas de monstruos y las fábulas, que estimularon la vida fantástica muy creativa que coexistía en su interior. Cuando comenzó a escribir y dirigir películas, todas esas influencias se entrelazaron a un estilo visual visceral y expresivo, todo suyo, uno que parecía apelar de manera directa a la psique humana.

Con el tiempo, Guillermo es ya famoso por tres inspiradas películas de habla hispana que reinventaron y cambiaron de manera drástica la mismísima noción del género: la ganadora de múltiples Premios Oscar®, El laberinto del Fauno, Cronos y El espinazo del diablo. Cada una, una fantasmagoría vívida que navegaba los peligros morales y físicos de un mundo de corrupción, autoritarismo y guerra.

Sus cintas épicas de acción sobrenaturales son igual de creativas —Blade II, la serie de Hellboy y Pacific Rim–, así como su romance gótico La cumbre escarlata.

La forma del agua sigue esa misma tradición, y a la vez se adentra en el mundo atribulado de lo que es enamorarse, cuando una mujer solitaria con un pasado traumático descubre un amor tan abrumador que desafía la sospecha, el miedo y la biología.

Al mezclar múltiples géneros, desde musicales suntuosos a film noir de suspenso, esta cinta que se estrena este viernes en México con mil 200 copias (dobladas y subtituladas), revisita y revitaliza particularmente la perdurable fascinación de las películas de monstruos, al apelar a nuestras emociones más primitivas de miedo, abandono y peligro, pero también a la curiosidad, el asombro y el deseo.

11 enero, 2018

About Author

Sandra Aguilar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up